Bobbi Brown. Base y Corrector

Mi primer post (ya a modo más en serio), no podía ser de otra persona que de mi querida Bobbi (¡qué gran mujer!).

Fue hace unos meses cuando de la mano de mi amiga Sil, conocí esta, para mí, maravillosa firma. Conforme me vayáis conociendo, veréis que la sencillez y los tonos nude me definen perfectamente, y es por eso por lo que caí rendida a los pies de Bobbi en cuanto lo probé.
Además, fue entonces cuando empezó mi adicción a la cosmética... ¡desastre total!.
He probado varias bases de maquillaje, como por ejemplo Clinique, marca de la que no soy nada amiga, durante muchos años, la base de la marca Cazcarra fue mi favorita, pero dejé de usarla cuando tuve problemillas de acné, ya pasados los 20, y cuando descubrí Bobbi claro. Y también he llegado a probar una de Avene sin resultado positivo tampoco.

Sin lugar a dudas, la base fluida de Bobbi aplicada con su brocha "Fundation", ¡es lo más!


Tenéis que tener en cuenta, que la base de maquillaje no debe ser ni más claro, ni más oscuro que tu piel, sino que debe ser del tono exacto para que se funde con ella, y para que aun maquillada, parezca que vas con la cara lavada. Una base más oscura, tiende a verse en la piel un poco anaranjada, mientras que una base más clara, tiende a verse grisácea. Así que lo dicho, siempre el mismo tono que tu piel. Para eso, os recomiendo que cuando vayáis a comprar una base de maquillaje, os la probéis in situ y bajo las recomendaciones de la maquilladora que esté en el stand o tienda donde vayáis a comprarla y os cojáis el tono adecuado. Después, ya subiremos un poco el tono de la piel con unos polvos de sol si queremos un efecto más morenito.



Algo que también me gusta de Bobbi son su correctores. Yo tengo dos, el pre-corrector y el corrector, que me los aplico con la brocha Cream Blending Brush. Depende del tipo de ojera que tengas, necesitas aplicarte uno o los dos. Yo por ejemplo uso los dos. En el stand de El Corte Inglés, donde me hice la prueba de maquillaje e hice mi primera inversión, la chica me recomendó que usara los dos. La verdad es que son geniales, cubren muy bien y además ¡no sé la cantidad de tonos diferentes que hay!, porque al igual que la base de maquillaje, dependiendo del tono de tu piel, también los correctores son de un tono u otro.


El pre-corrector, el de la derecha, es de un tono rosa, se aplica en la parte más moradita y sirve para neutralizar la ojera. El segundo paso es el corrector, que es de un color más amarillo y se aplica en toda la ojera. Mi tarrito de corrector, tiene también unos polvos para aplicarlos una vez cubierta la ojera para que el corrector fije bien.
Bueno, de momento, esto es todo por hoy! En los próximos post, os contaré más cositas de Bobbi y seguiremos con los pasos de maquillaje.


XOXO


Marta

2 comentarios:

  1. Tengo las tres cosas, sin las brochas. Mis brochas son sigma.
    Tu ojera es moradota tambien?? la mia es moradita y por eso me dieron prebase amarillenta, xa neutralizar!
    Vuelvo a ser Kat dsd la cuenta de mi querido!jaja

    ResponderEliminar
  2. Cari! que ilu que me hayas hecho mi primer comentario!!
    Como te expliqué ayer, si que tengo la ojera moradita, aunque menos que cuando compré los correctores. Una ojera está moradita normalmente por deshidratación, aunque también puede ser genético. Cuando empecé a utilizar un contorno de ojos y fui aportando hidratación, se me neutalizó un poco.
    Besitos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...